¿Cómo formar el Talento?

¿Qué es el talento? ¿Cómo formarlo hoy en día? ¿En qué soy bueno? son preguntas que nos llaman la atención.

Al observar que no nacemos genios, que existe la posibilidad de crecer en las habilidades y potencializar el talento, se encuentra la importancia de la educación del talento según la postura de José Antonio Marina. Él expresa que no educamos para tener buenos resultados escolares, sino buenos resultados vitales fuera de la escuela (Marina, 2013).

Los adolescentes se preguntan ¿Para qué soy bueno? ¿Qué talento tengo? Se trata der interrogantes que buscan respuestas que generen confianza y certezas para destacarse y tener una tranquilidad y desempeño en un área específica; para ello es importante conocer las definiciones acerca de talento y/o excepcionalidad. Según José Antonio Marina en su libro Talento, inteligencia y motivación talento, el talento es:

«Talento» es una palabra que no pertenece al léxico psicológico ni al pedagógico, pero que se usa mucho fuera de la escuela. Acabo de leer en una revista: “Talento. El mundo de los recursos humanos gira alrededor de este valor”. Y en un libro reciente: ¿Qué tipo de talento debemos fomentar para sobrevivir en un mundo cambiante?. Los gurús del management insisten sin descanso en la necesidad de talento, y hay profesionales que se dedican a buscarlo. Utilizo, pues, esta palabra para subrayar algo obvio: que no educamos para tener buenos resultados escolares, sino buenos resultados vitales fuera de la Escuela. Además, a todos nos gustaría tener talento. Todos lo admiramos. Nos parece una cualidad deseable. Con eso basta para convertirlo en un objetivo educativo.

Según Julián de Zubiría en el capítulo «¿Cómo formar el talento hoy en día?» habla que desde el punto de vista del nivel de desarrollo parece adecuado hablar de tres tipos de talento: el prospecto, el sobresaliente y el trascendente. El Talentoso desarrolla altos niveles de aptitud y apasionamiento en algún campo particular del desarrollo humano (cognitivo, valorativo y motriz), se puede describir observando la perspectiva del autor Julián De Zubiría que para ser talentoso se requiere de un esfuerzo de logro de altos niveles de competencia y experticia.